lunes, septiembre 05, 2016

Mas alla de las estrellas....

Mucho he escrito, muchas cosas han pasado por mi vida. Personas, situaciones, penas, alegrías. Derrotas y victorias. Altos y bajos. Pero hay algo que siempre ha estado, como una constante universal en mi vida, desde el comienzo de esta, desde la primera vez que tuve conciencia: Star Trek.

De mis más tiernos recuerdos de mi infancia, tengo las imágenes de tardes de Sábados admirando las aventuras del señor Spock, en aquelllos años -a comienzos de los ochentas- no teníamos televisión HD, y la Enterprise se veía gigantesca en aquel antiguo televisor de tubos en casa de mi abuela.

Pero un amor que entra por la vista es sólo deseo; de Star Trek aprendí los mejores valores que una persona puede tener: la amistad, el deseo de aprender, la necesidad de ser mejor.
El honor, el trabajo, y aprender que para llegar a la meta, siempre se debe dar el primer paso.
Star Trek es un amor de verdad.

Luego de mis años de niñez, vino la Nueva Generación, con Picard y su filosofía intelectual, dónde para resolver cualquier problema se recurría al más importante músculo, ya sabrán cuál es.
Deep Space 9 y su busqueda de la motivación humana, lo espiritual.
Voyager con su ansias de descubrir el universo.
Enterprise y su enseñanza de que las grandes cosas tienen pequeños comienzos.


De todas las series, de todas las facetas de Star Trek he aprendido algo, de todas las encarnaciones he sacado lo mejor.
Gracias a Gene Roddenberry, y a todos quienes han participado de este hermoso sueño. Desde que tengo conciencia eres parte de mi vida, felices 50 años, StarTrek, y vamos valientemente por cincuenta años más!!